Agua bebida

 

                                            a Irene Gruss

 

No sé hablar.
Me despierto alejado.
Trastabillo en mis pasos.

Inadecuado espejo de lo que podría
soy los que soy:
no me reparto.

Hasta aquí llegan luces
de horizontes oscuros.
Letanías de lobos.
Aullidos de luna llena.

Por aquí pasó alguien
a mojarme los ojos.

Pero no sé decirlo.

Dentro de mí hay una agua,
un silencio de campana.

 

 

De Poemas sin libro (Buenos Aires, Ediciones en Danza, 2002)