Paisaje del desamparo

 

Baja el dolor como del cielo.
Llega desde el mar
          desde la sombra.
Clama como un árbol,
contra el viento.
Se levanta sin dios,
amanece sin templo.
Es una gota de barro
en el desierto.

El que está sin amor
camina lentamente.
Hasta el aire lo hiende
de astillas y plumas.
Muerde la vergüenza,
mastica la desdicha,
y es la comida que rumia eternamente.

El que está sin trabajo
camina lentamente.
Y mira al sin amor
y lo cree sin trabajo.
“Somos como dos gotas
–dice–
de sangre en la sangre.”
Y el dolor baja del cielo
y clava su estalactita.

Llega desde el mar
como la sombra.
Clama contra el viento
como un árbol.
 

 

De Poemas del sin trabajo (Buenos Aires, Ediciones en Danza, 2007)